domingo, 4 de diciembre de 2011

Discurso de Navidad


Este es un discurso navideño que lo hallé y me pareció muy interesante, le hice algunos pequeños arreglos y los quiero compartir espero os guste. Pueden leerlo en navidad.




Mis estimados amigos, amigas, compañeros y colaboradores, espero que todos y todas se encuentren muy bien. Continuando con la tradición, aquí les traigo el mensaje de la navidad de este año 20...(añadir la fecha actual)

Me preguntaba un muy buen amigo a inicios del mes de diciembre, ¿de qué vas hablar este año? ... Entonces me quede pensando de lo que se habla en los comerciales alusivos a la navidad y me quede analizando detenidamente… y me dije:

Es increíble ver como el consumismo y el egoísmo se deja ver entre líneas de los comerciales televisivos, radio y prensa!, pasamos todo el año esperando el aguinaldo, y el comercio hace hasta lo imposible por sacarnos cuanto mas dinero del bolsillo.

Como si fuera poco con todo lo que tenemos localmente seguimos importando tradiciones, y ahora hasta los viernes son de colores y se escuchan nuevos conceptos como “Navidar” “Navidas” y “Navidoy” y me pregunto… ¿sabemos que es la Navidad?... alguno dirá acertadamente ¡la natividad del Señor Jesucristo! Pero ¿entendemos el trasfondo de eso?.

Creo que sí, creo que no, pero para aclarar les menciono lo que muchos saben:

El Señor Nació para darnos vida y vida en abundancia, vino a enseñarnos a amarnos, a entendernos a pesar de nuestras diferencias, ya que el no hace distinciones entre todos sus hijos, mas nosotros sí, nos enseño a sentir alegría en el dar más que en el recibir, a vernos como hermanos, a ayudarnos mutuamente, comprendernos, a servir a los demás más que buscar ser servidos, a aceptar las pruebas con paciencia y con humildad, sabiendo que esas pruebas son puestas para nuestro mejoramiento espiritual, para construir nuestro carácter y para hacernos más fuertes ante las adversidades.

Eso y muchas cosas mas nos enseño, nos dejo su palabra para vivirla día a día, como un manual de vida en la que encontramos todo lo necesario para construir nuestra vida, para aprender a vivir amándonos, a tener fortaleza necesaria mientras esperamos su venida, cuando venga por su pueblo.

El señor vino a enseñarnos, como el Maestro de Galilea, quien ofreció su vida en una cruz y con su sangre, compro cada una de nuestras almas y las reclamo para Dios nuestro Padre.

El es de quien debemos aprender indistinto de la religión que profesemos ya que la palabra de Dios es única y es una herramienta de vida que busca que todo nos veamos como hermanos.

La Navidad considero, es un tiempo de meditación y reflexión, en la que tenemos que valorar todo lo que tenemos más de lo que queremos:

Quizá anhelamos teléfonos con precios superiores a los que podemos pagar, para comunicarnos y cuando lo tenemos, nos encanta el Internet móvil, el correo electrónico, el Facebook, los juegos online, y las múltiples aplicaciones que podemos descargar y nunca tenemos tiempo con brillante pieza de imaginería electrónica, para mandar un mensaje o una llamada a nuestros amigos lejanos o a nuestros padres y hermanos.

Soñamos con auto nuevo, del año, full extras pero cuando se trata de visitar la familia, ir a la congregación, a la misa, o hacer un favor a un amigo, no hay gasolina, o buscamos las mil y un escusas para no hacerlo.

Renegamos por ir a trabajar un lunes, renegamos por la conducta de nuestros hijos, por el dia , por el tiempo y aun con nuestras esposas. En resumen, nos vivimos quejando de todo lo que tenemos y no tenemos, pero no valoramos las cosas realmente importantes como:

Poder caminar, poder ver, sentir y oír, podemos respirar por nosotros mismos y sin necesidad de un respirador o tampoco necesitamosuna maquina de hemodiálisis para limpiar nuestra sangre.

Tenemos trabajo, con el cual llevamos el sustento a nuestras familias.

Entonces, ¿no debemos de dejar de pensar un poco menos en nosotros y pensar en lo que podemos hacer por los demás? cuando uno hace algo por pequeño que sea, por otra persona, sin ningún interés, salvo el de beneficiar a este, la vida de uno empieza a cambiar entonces enormemente.

Navidad es para pasar en familia o con nuestros seres queridos, en paz y en unidad, fortalecer las buenas tradiciones, como las cenas de noche buena y la del 31. Que son tradiciones que unen a las familias, a los amigos y no como otras que lo único que buscan es que llegue un viernes para salir a gastar con los amigos en malsanas juergas.

Entonces ahora pienso ¿Qué pasará con el que no tiene dinero? ¿Estará condenado (a) a una navidad infeliz y desdichada? Rechazada por la sociedad consumista que le indica que para ser feliz hay que gastar y gastar. A veces enseñamos a los hijos que la mejor navidad la pasa el niño que le trajeron el ultimo Nintendo, o el Wii…

Acaso el niño que no reciba nada esta navidad ¿no es digno del regalo de Dios que dio a su hijo Jesús?, los padres que entierran a sus hijos o los hijos que entierran a sus padres en estas fechas, ¿no tienen Navidad?, la gente de las calles quienes la vida les ha negado la dicha o bien ellos le han negado a la vida la oportunidad de hacerlos dichosos, ¿no tienen navidad?, todos los que este año perdieron sus casas, el trabajo de toda una vida, sus vehículos, o perdimos un familiar en algún desastre, ¿no tenemos navidad?

Pues sí, si tenemos navidad, el Señor nació para todos, ricos y pobres, buenos y malos y sobre todo para los malos e impíos, la vida no es más que un conjunto se situaciones, que por duras que parezcan en ocasiones, las debemos tomar para aprender y ser más fuertes, pues no hay nada que nos suceda que no sea para nuestro propio bien a la postre.

El dar es bueno, el compartir es bueno cuidando que tampoco nos falte, el señor nos dice “da y da y nunca pidas, porque entre mas des más rico serás” lo que el señor nos pide es que amemos que nos entregamos, dice una conocida canción eclesiástica que “Amar entregarse, olvidándose de sí, buscando lo que al otro, pueda hacerlo feliz, pues qué grande es tener para dar”

La idea es compartir regalos sencillos, prácticos y que salgan del corazón, un chocolate, una manzana, una tarjeta diseñada por uno mismo o una nota hecha a mano, deja más que decir de cada uno que regalar un MP4 de muchos dolares con el corazón sin amor.

Demos aliento al caído, apoyo a quien lo necesite, respeto a nuestros amigos compañeros y familiares, respeto por el trabajo, a nuestros jefes y superiores, amor y entrega por nuestras empresas, sintámonos parte de nuestros equipos de trabajo y de nuestra comunidad laboral, enriquezcamos nuestro trato con todas las personas que nos rodean, durante todo el año, cambiar nuestra forma de ser puede ser el mejor regalo que podamos dar a nuestros conocidos y con el tiempo veremos que aun ese cambio me mejora a mí como persona.

Hagamos un esfuerzo por ser mejores personas, para nuestro bien personal y crecimiento espiritual, con nuestras novias, novios y esposas y esposos, quienes las tengan, con los hijos, hermanos y padres, luego con nuestros compañeros de trabajo, nuestra familia indirecta y por ultimo con todos los que nos rodean, amemos nuestro país respetemos este pedazo de tierra BENDITA, LIBRE Y SOBERANA, en el cual tuvimos el honor de nacer y quien no lo tuvo, respétela y quiérala igual, pues es la tierra que le está prestando abrigo, refugio y sustento.

Por eso mis amigos, le pido a Dios, que pasen la mejor Navidad de sus vidas, en compañía de los seres que mas amen, que tengan paz y unidad en sus familias.

Doy gracias a Dios por este maravilloso año que viene, por nuestro trabajo, por nuestra comunidad laboral, por los amigos que están y por los que ya no, por las alegrías y sobre todo por las tristezas pues sin ellas no apreciaríamos la alegría, por todos los amigos, conocidos y parientes que ya dejaron este mundo y nos dejaron su legado, su recuerdo perpetuo, por todos los que aun quedamos dándole lata al planeta, por todos los momentos de felices y por todas las nuevas personas que conocimos, por la bendición de los que empiezan la vida, los niños que debemos educar para que lleven este país hacia un buen destino, por las personas nobles y buenas, por tantas y tantas cosas que vivimos, por la dicha de ver morir el año así como lo vimos nacer.

Pido a Dios, mucha salud para todos ustedes, sus familias y grupos afectivos, mucho trabajo, un año lleno de éxitos y una que otra caída, mucha paz y resignación para lo que nos toque afrontar, fortaleza y sabiduría para tomar las mejores decisiones, unión familiar y laboral, así como sapiencia a todos los gerentes y encargados de dirigir nuestras empresas, para obtener buenos negocios y estabilidad laboral de todos.

Confió en Dios y en su gracia, para que todas sus metas, sueños y proyectos de este año nuevo que se avecina se hagan realidad, que nos enseñe a amarnos los unos a los otros y que la paz de Dios que sobre pasa todo entendimiento guarde nuestros corazones y nuestros pensamientos, en Cristo Jesús Señor nuestro.

Que la Gracia y el Amor de Dios este con todos ustedes

Feliz Navidad y un muy Prospero año 20..... (añadir fecha actual)

Son los sinceros y cordiales deseos de éste su siempre servidor……………(añadir tu nombre).


ELABORADO POR: Esteban Solís Solís,

ADAPTADO POR: Paco Cóndor I.

8 comentarios: